sábado, 18 de diciembre de 2010

Palabras en desuso o de poco uso

Una tardecita del año 75, charlando con mi jefe, Mario Keudell, me contaba anécdotas sucedidas en una pulpería de su pueblo, San Pedro, Provincia de Buenos Aires.
- La pulpería de don Gutierrez hacía cruz con la ferretería del "tarta" Leguizamón, me dijo, y luego de sopesarme unos segundos, preguntó:
-¿Sabe lo que es en cruz, no?- Y sí, yo conocía el término porque cuando era chico, mi abuelo, parientes, y amigos de mis parientes lo usaban asiduamente.
Y nos pusimos a hablar de las muchas palabras que se habían dejado de usar en relativamente pocos años, tales como " petit poa", palabra con la que se conocía en la "Asunción" de los años  50 a las arvejas en latas. 
Hoy veo en algún sitio de INTERNET que su nombre es "PETIT POIS" y son arvejas pequeñas, dulzonas, y envasadas en latas.
Es notable como el idioma cambia sutilmente, y a veces no tanto, con el paso de los años. Las expresiones idiomáticas se van moldeando por necesidades del momento, que pueden ser pasajeras o durar años.
En Buenos Aires, ciudad donde vivo, es el sitio donde escuché y perdí de vista la mayoría de los fugaces latiguillos usados para distinguir situaciones o personas en años pasados.
Hola macho - ¿Cómo estás macho? - Pero, maaachooo - Fue por los años 70, 80, creo, el insoportable apelativo que nos tiramos unos a otros  los varones, día y noche, donde quiera que fuere... hasta que un día quedamos hartos, y se terminó. También por esa época, fugaz como ráfaga de viento, se instaló en el lenguaje popular y varonil el mote de "tío", sustituyendo por momentos al "macho". 
A fines de los años 50 nacía el término "petitero", que años después se convertiría en "caquero".
Los petiteros pertenecieron a una generación de jóvenes de la ciudad de Buenos Aires que tenían una particular manera de vestir, un poco estrafalaria para le época. 
Usaban usaba sacos cortos, ajustados,  con dos tajos a los costados, y pantalones bombillas. Si bien tendrían otras virtudes distintivas, su sello distintivo fue la indumentaria, que fue copiada hasta el hartazgo por la clase media.
Encontré una definición de petitero en la web que me pareció acertada: 
Petitero, Petimetre de clase adinerada, asiduo concurrente al Petit bar, de la calle Santa fe casi Callao.
Recuerdo cuando "MERSA" estaba de moda, Landrú, el gran humorista, creador de Tía Vicenta, hacía un ranquink semanal de mersas en su revista.
He aquí algunas de esas palabras perdidas o de poco uso que recuerdo, otras las encontré en la WEB.
Bacán, shusheta, atorrante, cafisho, bufoso, pirobar, taquería, cajetilla, orondo, lo más campante, bochinche, boticario, bufa, babieca, badulaque,  chamuyo, bagayo, bagre, biógrafo, batilana, betún, bicoca, biyuya, boite, boncha, bochinche, boticario, speaker, tamangos, tarambana, tarro, timbo, traga, ortiva. pánfilo, pazguato, pelandrún pelafustán, pipi cucú, pituca/o, pizpireta, funyi, pretendiente, rascar, relojear,  tragasable, vento, viyuya, watercloss, cachar, cafúa, cajetilla, camandulero, canícula, carcamán,   habitué, paparulo, chitrulo, pajarón, engrupido, farabute, filo, gaznápiro, galeno, gofio, está gruesa, mamua, morlaco, mercachifle, olfa, percanta.
Y hay más... pero no tengo tiempo de seguir, pues debo ponerle betún a mis timbos, para asistir a la farra de un gomía cajetilla, es allá por Escalada donde se hace el convite, no se si llevar funyi con la canícula encima, o paraguas por si el speaker la pega con la lluvia, por ahí voy en remise, o con a la gilada en bondi,  parece que no van minas a la renión de los chomas, es que donde se juntan atorrantes chamuyeros no es bueno que las naifas asomen. 
Dice el gurmé anfitrión que vamo a lastrár un pavo, por las dudas fui al boticario por una "sal de fruta Eno", pa no joder al galeno por una  simple mamúa. Mañana cuento detalles de la charla morfi y chupi, si no vamos en cafúa al salir de madrugada, muy orondos caminando por el sur, sin notar que estamos ebrios.

 Dicen que de la partida serán, Daniel Trajtengartz, Juan Eduardo Tedesco, J.m. Garcia, alias "El Gallego", Ruben Sarraute, Manuel Mora Rodriguez, Eduardo Báncora Alfonsin, Alfredo Cendoya, Andres Araoz, Juan Rinaldi, Santiago Brea, Jose Maria Luperena, Roberto Enrique García Cabrera, habitués de la mesa de Santiago Brea, alias "El Cholo", el Mallmann del sur, y un servidor.
 
Mi amigo Mario Keudell fue gerente de Promociones allá por los 74, 75. Hace un tiempo que le perdí el rastro.


Arnaldo Zarza

1 comentario:

  1. Que lindo momento hemos vivido mi querido Arnold !!!
    Un abrazo para vos y todos los gomías !!!
    Roberto Clota García

    ResponderEliminar